Autoestima hij@s:¿Cómo mejorarla?

 

Autoestima hij@s:¿Cómo mejorarla?

Autoestima hij@s

Autoestima hij@s:¿Cómo mejorarla?

La autoestima es el afecto que sentimos hacia nosotros mismos, cómo nos vemos y nos valoramos.  De ésta dependen factores externos, ya que el autoconcepto que nos creamos de nosotros mismos viene determinado también por lo que percibimos que piensan los demás de nosotros.

Por ello, es muy importante que los padres enseñemos a nuestro hijo a valorarse de forma positiva, y esto se conseguirá si le transmitimos el amor que sentimos y le demostramos que los valoramos y respetamos. Nuestro hijo debe tener la seguridad de que está siendo bien valorado por sus padres, para sentirse seguro de sí mismo, y así, valorarse positivamente a sí mismo.

1. Demostrarle afecto

Es de vital importancia que los padres demostremos el amor y afecto a nuestro hijo tanto físicamente (con besos, abrazos, caricias, etc.), verbalmente (con palabras que dejen reflejado el cariño que sentimos hacia el pequeño) y con acciones (juegos colaborativos con nuestro hijo, actividades en familia, etc). Aunque puede parecer algo que no es necesario por su simpleza, NO se debe dar por sentado que nuestro hijo sabe que los queremos. La mente es mucho más compleja de lo que pensamos, y nuestro hijo puede no tener claro el afecto que sienten sus padres hacia él y sentirse inseguro. A veces simples acciones por parte de los padres pueden poner en duda al pequeño el amor que sienten hacia él.

2. Asignarle responsabilidades para fomentar sentimientos de autonomía

Es importante que demos a nuestro hijo responsabilidades, asignándole tareas para que se sienta capaz de hacer cosas por sí mismo. El sentimiento de autonomía e independencia favorece una autoestima positiva del niño, ya que aprende a tomar decisiones por sí mismo y a sentirse que es una parte importante de un núcleo familiar.

A la hora de tomar decisiones, como padres, debemos dejarle libertad y no dirigir sus acciones ni sobreprotegerlo. Una vez se haya obtenido un resultado positivo o negativo de una decisión por parte nuestro hijo, podremos ayudarlo a afrontar sus fracasos en el caso que haya tomado una decisión incorrecta explicándole que de los fracasos se aprende y no hay que avergonzarse por ello; o les reforzaremos positivamente, con elogios y animándolo a continuar así, en el caso que haya sido exitoso.

3. Reforzar sus buenos comportamientos

Es recomendable que le los padres le digamos a nuestro hijo las cosas que está haciendo bien, reforzando positivamente sus buenos comportamientos a través del reconocimiento de sus méritos y éxitos. De esta manera, se sentirá autorrealizado con lo que ha hecho y se motivará a adoptar nuevos retos.

4. No hacer comparaciones entre hermanos

Debemos tener en cuenta las diferencias que pueden surgir en el caso de los hermanos. Las comparaciones entre hermanos son un error en el que muchas familias suelen caer sin ser conscientes de las consecuencias reales que pueden ocasionar ciertos comentarios. Debemos tener en cuenta que cada hijo es diferente y tiene sus propias habilidades, intereses, recursos, estrategias, temperamento, autoconcepto, personalidad, etc. Por lo que la autoestima deberá fortalecerse de forma diferente en cada hijo, dependiendo de los factores en los que cada uno esté más debilitado y en los que necesite ser reforzado para su equilibrio emocional.

5. Dar ejemplo. Establecer una buena dinámica familiar y comportamientos positivos de los padres

El trato del núcleo familiar, la dinámica y rol que adoptan los padres puede ser el reflejo de muchos de los comportamientos de nuestro hijo. Es un factor condicional para la autoestima y comportamiento del hijo. Si los padres tratan al niño y a las demás personas de su entorno con amabilidad y empatía, los hijos también seguirán su ejemplo, pero si por el contrario, los niños observan actitudes por parte de los padres apáticas, agresivas, poco comunicadoras, etc. los niños aprenden a comportarse de la misma manera y les afectará en sus relaciones sociales, estableciendo relaciones con sus familiares y compañeros de la escuela nocivas, que causarán un efecto maligno en su autoestima y concepto de ellos mismos.

Los padres debemos autorreflexionar sobre cómo nos comportamos a veces para poder entender cómo se comportan nuestros hijos. Estas actuaciones pueden estar pesando más de lo que pensamos, influyendo negativamente en los comportamientos de nuestro hijo y en consecuencia, la respuesta emocional que está recibiendo al respecto.

 

Artículo compartido de Psicoayudainfantil.

Acerca de Juan Luis Quevedo

Gabinete de Psicología Clínica Juan Luis Quevedo. Psicólogo especialista en Adolescentes y Adultos.Terapia Cognitiva-Conductual y EMDR en Alicante. Más de 20 años de experiencia. 965 207 906 o 659 947 392.
Esta entrada fue publicada en Consejos para padres y madres y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>