Pensar:Claves para enseñar a los niños a pensar

Pensar:Aquí van algunas claves para enseñar a los niños a pensar:

Pensar

Pensar: Claves para enseñar a los niños a pensar

1. El niño es único e importante

Un error que se ve  hoy en día en nuestra educación escolar, es que se tiende a “construir” niños iguales. Esto no es bueno, ya que al contrario debemos potenciar la percepción de que él es único, singular e importante. Es una persona con un alto potencial para ofrecer muchas cosas. En él, existe todo un potencial que debe formarse y  estimularse desde bastante pequeño, y para ello, como padres, hemos de darles confianza y apoyo desde el primer minuto. Si ante cada palabra, idea o argumento ellos se sienten apoyados y valorados, se sentirán seguros para avanzar.

2. Educar en emociones

Para preparar a pensar, es fundamental que los niños comprendan cómo funciona el universo de las emociones.

Desarrollar la empatía, por ejemplo es una clave vital en su desarrollo como “persona social”. Un pensamiento que entiende qué es la tristeza y cómo se gestiona, que sabe identificar la rabia interior y que aprende a canalizarla, es un pensamiento sabio porque sabe entenderse a sí mismo y  a los demás.

Un niño que siente el amor, que se siente estimado desde el primer día, asienta en su cerebro un tipo de aprendizaje emocional y social que es básico para el futuro.

3. La importancia de saber meditar y de atender los auténticos pensamientos.

Fomenta el que los niños sepan ser reflexivos, a que antes de conversar o hacer cualquier acto, lo mediten pensando en las consecuencias.

También, es esencial que fomentes su independencia y su madurez, evita ante todo los apegos poco saludables y la sobreprotección. Un niño que sabe estar solo y que no siente ansiedad por ese motivo, es un niño más seguro.

4. Fomenta su creatividad

Intenta que a medida que crezcan “pierdan ese niño interior“. Para esto es importante que fomentes siempre su curiosidad. ¿Cómo?

Con estímulos, proyectos, temas a investigar y con los que  aprender y divertirse.

Un niño creativo es un adulto más libre el día de mañana. Desarrolla su capacidad imaginativa, su hambre por el aprendizaje, y esa curiosidad que jamás por todo aquello que les rodea.

5. Sí al sentido crítico

Los niños no deben ser como “tú quieras que sean”, ya que ellos, como nosotros mismos, disponen de una personalidad propia que se debe respetar en todo momento.

Fomenta sus propias  ideas y sus opiniones, y que sepa argumentarlas. Y aún más, no dejes que el niño se quede solo con una visión de las cosas, al contrario anímalo a que sea crítico,y  busque otras opiniones.

 

Acerca de Juan Luis Quevedo

Gabinete de Psicología Clínica Juan Luis Quevedo. Psicólogo especialista en Adolescentes y Adultos.Terapia Cognitiva-Conductual y EMDR en Alicante. Más de 20 años de experiencia. 965 207 906 o 659 947 392.
Esta entrada fue publicada en psicólogos alicante y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *